Año de la Vida Consagrada… ¡como un Nuevo Pentecostes!


“¡Que entre un poco de aire fresco en la Iglesia“!

Juan XXIII

año de la vida consagrada hermanas franciscanas de la inmaculada concepcion hfic 2

Haz clic en la imagen para ampliarla

Mensaje XIX Asamblea General de la CLAR

La XIX Asamblea General de la CLAR, celebrada en Bogotá del 22 al 24 de junio de 2015, convocó a más de 80 religiosas y religiosos provenientes de las 22 Conferencias Nacionales de religiosos/as, además de algunos representantes de la vida consagrada de Estados Unidos y Canadá, bajo el lema “Escuchemos a Dios donde la vida clama”. Esta Asamblea se situó en continuidad con el Congreso de Vida Consagrada desarrollado durante los días anteriores (del 18 al 21) “que, conforme el parecer de muchos participantes, ha resultado un kairós (tiempo incomparable de gracia) para la vida consagrada del Continente”.

En su Mensaje a las/os consagradas/os de América Latina y el Caribe, la participantes expresaron que al inicio del encuentro “se nos invitó a inclinar la cabeza para escuchar lo que cada una/o llevaba en lo profundo de su corazón y a permanecer en esa actitud para ser capaces de acoger también los latidos del corazón de la humanidad. A partir de esta dinámica empezaron a desbordarse los anhelos más genuinos por una vida consagrada gozosamente profética y semilla de esperanza; a la par iban manifestándose el dolor y la preocupación ante las dramáticas situaciones de muerte que golpean a nuestros pueblos, particularmente en las naciones que están pasando por mayores conflictos”.

Estas realidades así como las “resonancias” y los “horizontes de novedad” que emanaron del Congreso, fueron asumidos por la Asamblea por medio de expresiones que denotan la identidad y la fuerza misionera que albergan los carismas:

–       “Queremos una vida consagrada más humanizada y humanizadora, a través de relaciones de respeto y amor evangélicos;

–       Las/os consagradas/os nos sentimos llamados a ser expertos de comunión frente al desafío de una sociedad tremendamente violenta y desintegradora;

–       Sentimos la urgencia para acoger el cuidado de la creación como parte integral de nuestra vocación, conscientes de la avaricia de multinacionales y gobiernos que explotan a la madre tierra sin escrúpulos;

–       El clamor por una vida consagrada creíble por su pobreza y por su inserción solidaria en medio de los más empobrecidos, preferencialmente en las periferias y al lado de los grupos humanos más vulnerables como los emigrantes, los afro-descendientes y los indígenas;

–       La promoción a todos los niveles de un modelo de Iglesia que ponga al centro el diálogo y la circularidad, como el único camino viable para la paz y para una evangelización verdaderamente encarnada en el alma de la humanidad;

–       De esta visión parten igualmente las formas nuevas que están naciendo de intercongregacionalidad y misión compartida con las Iglesias locales y en igualdad con las laicas/os

–       Queremos acoger la vitalidad y el aporte de las Nuevas Generaciones con determinación;

–       La asimilación fundamental de una espiritualidad Trinitaria profunda y auténtica que nutra la mística profética típica de la vida consagrada”.

Estos anhelos fueron acogidos simbólicamente en el icono elegido para el trienio 2015-2018: la Visitación de María a Isabel. En el abrazo afectuoso de estas dos mujeres, la vida consagrada vislumbra “la gozosa proclamación de un Dios que no defrauda a la humanidad e invita a gritar a todas las naciones la llegada de Aquel capaz de dar sentido a nuestras búsquedas más íntimas y de derribar los tronos opresores para que acontezca la utopía trinitaria de la hermandad universal, para descubrir los rostros de las ‘Isabeles’ de hoy y cantar nuestros ‘Magnificats’”.

El núcleo del Mensaje es, por tanto, una palabra de esperanza y de gozo, confiada en el Espíritu que hace nuevo todo: “Dios nuevamente nos ha sorprendido y estamos convencidas/os de que ha llegado la hora de un nuevo Pentecostés para la vida consagrada, que el Año de la Vida Consagrada constituye un parte aguas entre el antes y el hoy, que se nos ofrece una oportunidad para realizar la misión de ‘curar heridas y calentar corazones’”. Como María, la vida consagrada ha confirmado su fiat ante las provocaciones del papa Francisco: “aceptamos el imperativo de la alegría como la autentificación de nuestra configuración con Jesucristo, el ser pobres y de los pobres, al estilo de Jesús; reconocemos que se nos encomienda la dura tarea de despertar a un mundo narcotizado por el egoísmo y la ambición de poder; queremos ser una vida consagrada en salida misionera que no tenga miedo de soñar y proponer los sueños de hermandad y de paz”.

Anuncios

Un pensamiento en “Año de la Vida Consagrada… ¡como un Nuevo Pentecostes!”

  1. Virgen María de la Concepción
    Soneto meridiano


    Madre y primer santuario del Señor
    Dichosa tu entre todas las mujeres.

    Está escrito adorarás al Señor.
    con latría su acto de devoción
    demandamos por nuestra salvación
    en tu dormición pide al Salvador


    Madre pedimos perdón por lo seres
    Acudimos a ti, Dios te Bendijo
    llena de espera tu solamente eres
    el amor puro que nos lleva al hijo
    son los Ángeles en sus menesteres
    Arrodillados ante el crucifijo,
    Remonta al cielo la dama más bella
    virgen magnífica asunta y doncella

    Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano, OFS
    “Hombre de Maíz, Guatemala C.A.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s